viernes, 19 de octubre de 2012

¡ERES MI VIDA!



          Quiero perderme en tus labios
          lo que me reste de vida...
          Quiero sentir tu venida,
          plena de recuerdos sabios.

          Rodearte la cintura.
          Estrecharte con cariño.
          Y sentirme como un niño,
          queriéndote con locura.

          Jamás sabrás en verdad
          lo mucho que yo te adoro.
          Eres mi mayor tesoro...
          ¡Llenas mi felicidad!

          Y me pregunto en silencio:

          ¿Cómo es posible quererte
          de esta forma en que te quiero?

          Mas tu corazón sincero
          me responde claro y fuerte,
          que esta dicha de tenerte
          hace a mi alma vibrar,
          logrando que el verbo amar
          se conjugue hasta la muerte...




         

          ¡Si supieses lo feliz que me haces!

         Tenerte a mi lado, es sentirme "vivo".


             Autor: Antonio Jesús ballesteros Izquierdo
             © Todos los derechos reservados.

miércoles, 17 de octubre de 2012

CUANDO "LA DULZURA" DEL CORAZÓN SE ROMPE...

























 CUANDO "LA DULZURA” DEL CORAZÓN SE ROMPE 
(A VECES SIN MOTIVO APARENTE)...

 CUANDO EL AMOR 
SE HACE MIL PEDAZOS...
 
CUANDO SE ESTÁ A UN PASO 
DEL AMOR-ODIO...
VIENEN ENTONCES LOS REPROCHES, LAS DUDAS, LAS CULPAS...
 EL INTENTAR COMPRENDER 
EL POR QUÉ DE ESE ABANDONO...

 ¿QUIÉN NO HA PASADO POR LA SITUACIÓN DE VERSE ABANDONADA
 SIN NI SIQUIERA 
UNA EXPLICACIÓN CREÍBLE?...

PARECÍA QUE TODO FUNCIONABA 
DE MARAVILLA...
 
DE REPENTE, NO LLAMA EN VARIOS DÍAS NI CONTESTA... 
Y CUANDO LO HACE, 
ES PARA DEJARTE UN 
MENSAJITO EN TU MÓVIL: 
“LO SIENTO, PERO 
NO PODEMOS SEGUIR”...

Y ENTONCES, NO TE RESIGNAS NI ACEPTAS LA SITUACIÓN. TE DA RABIA. COMIENZAS A PENSAR QUE ÉL 
TE AMABA 
Y TENÍA DETALLES CONTIGO... 
¿QUÉ HABRÁ PUES SUCEDIDO?...

 Y AL FINAL LLEGAS A LA
CONCLUSIÓN DE QUE QUIZÁS 
TE HIZO UN FAVOR MARCHÁNDOSE.
 Y UNA VEZ POR TODAS 
DEBES QUITARTE 
ESA "DEPENDENCIA EMOCIONAL" 
QUE TE ESTABA MATANDO...

ÉL SE LO PERDIÓ.


Autor:Antonio Jesús Ballesteros Izquierdo
© Todos los derechos reservados